Reflexión. Viernes 21 de julio

Les comparto las reflexiones para la oración de la mañana y la adoración al Santísimo de la noche, para que puedan unirse y rezar con nosotros.

Pedí a distintos Misioneros (alumnos, ex alumnos, adultos) que prepararan estos momentos de oración, y cada día rezamos por quien dedicó su tiempo y cariño para ayudarnos a rezar mejor!

Viernes a la mañana. Luchi Abades (exalumna)

Lectura del Santo Evangelio según San Mateo (12,1-8):
Un sábado de aquéllos, Jesús atravesaba un sembrado; los discípulos, que tenían hambre, empezaron a arrancar espigas y a comérselas. Los fariseos, al verlo, le dijeron: «Mira, tus discípulos están haciendo una cosa que no está permitida en sábado.» Les replicó: «¿No habéis leído lo que hizo David, cuando él y sus hombres sintieron hambre? Entró en la casa de Dios y comieron de los panes presentados, cosa que no les estaba permitida ni a él ni a sus compañeros, sino sólo a los sacerdotes. ¿Y no habéis leído en la Ley que los sacerdotes pueden violar el sábado en el templo sin incurrir en culpa? Pues os digo que aquí hay uno que es más que el templo. Si comprendierais lo que significa " misericordia quiero y no sacrificio", no condenaríais a los que no tienen culpa. Porque el Hijo del hombre es señor del sábado.»
Palabra del Señor

Meditación
1) "misericordia quiero y no sacrificios"
De nada sirve hacer muchas cosas, si no las hago con amor... De nada sirve que vaya a misa, que tenga amigos, que lave los platos, que ayude a los demás... de nada sirve que venga a misionar sino lo hago por amor... El amor es la intención que le ponemos a todo lo que hacemos. Pero el amor se puede fingir, se puede actuar... Sólo Dios y nosotros sabemos cuánto amor pusimos en tal o cual cosa... Jesús hoy nos dice que a Dios ¡Lo único que le importa es que amemos!!! Es lo único que está deseando que le ofrezcamos... Nada le gusta más a Dios, que el dulce perfume de un amor desinteresado...

1 Cor 13, 1-3: Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, vengo a ser como metal que resuena, o címbalo que retiñe.
2 Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy.
3 Y si repartiese todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregase mi cuerpo para ser quemado, y no tengo amor, de nada me sirve.

¿Qué cosas hago realmente por amor? ¿A qué cosas debería poner más amor? ¿A qué personas debería amar más?

2) ¿Pero, que es realmente el amor? San Pablo nos regala en una de sus cartas una descripción de lo que es el verdadero amor... Te invito a que lo leas bien y te quedes con las palabras que más te llamen la atención...
1 Cor 13, 4 – 8: 4 El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece;
5 no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor;
6 no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad.
7 Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.
8 El amor nunca deja de ser;

Ahora te invito a que te preguntes a qué te está llamando Dios con las palabras que más te llamaron la atención y a que saques un propósito concreto de ellas...

 

Viernes a la noche. Santi Périco, alumno.

YO LOS HARÉ PESCADORES DE HOMBRES

Evangelio según san Marcos 1, 16-20
16 Mientras iba por la orilla del mar de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que echaban las redes en el agua, porque eran pescadores.
17 Jesús les dijo: "Síganme, y yo los haré pescadores de hombres".
18 Inmediatamente, ellos dejaron sus redes y lo siguieron.
19 Y avanzando un poco, vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban también en su barca arreglando las redes. En seguida los llamó, 20 y ellos, dejando en la barca a su padre Zebedeo con los jornaleros, lo siguieron.
Palabra del Señor.
(Si todos tienen su Biblia y van leyendo el evangelio juntos, una vez que se haga la lectura general, cada uno puede decir en vos alta la frase que más le llegó)

Canción

(Orador- preferentemente un varón ya que va a representar a Jesús)
Hola. Soy Jesús. Sé que estás cansado por este largo día, por eso quiero que levantes la cabeza y me mires, cara a cara. Estoy acá en el Santísimo, expuesto para vos. Quiero que me ofrezcas todo tu cansancio, tus obras, tus sacrificios, los momentos de alegría, cada sonrisa, cada oración. Deja que Yo entre en vos para convertir todo aquello que te pesa y no te deja seguirme.
Dejaste todas tus comodidades para venir a misionar, dejaste a tus padres, a tu familia; dejaste las redes, y Me seguiste. Porque sabes que este es el buen camino. Sabes que yo soy el pan que dá vida.
Solo quiero pedirte una cosa que te ayudará en todo lo que hagas. Es algo simple y hermoso: Amá. Amá a todos, y pone amor en todas tus acciones. Toda la alegría que puedes recibir está en el amor que estés dispuesto a dar.
Por eso yo te llamo a que seas "pescador de hombres".

Canción
(Cambio de orador a una mujer o un varón con distinto tono de voz que el anterior con el fin de que se note el cambio de "personaje")

Entonces, ¿estás dispuesto a seguir a Jesús? ¿A dejar todo en sus manos?
Pensá en la entrega de los apóstoles: "Al instante, dejando las redes, lo siguieron". ¿Tenemos la voluntad de salir de nosotros mismos para ir al encuentro con el otro?
Nadie te asegura que sea fácil. Nadie te promete que sea rápido, y ameno. Pero te garantizo que vale la pena seguir a Jesús. Él quiere que seas pescador de hombres y que Lo lleves a los demás. Si vos sabes que Jesús es bueno, es amor puro y te llena de alegría, ¿Qué mejor que llevárselo a los demás?

Quiero que pienses en la actitud misionera de Pedro, Andrés, Santiago y Juan: ellos respondieron al llamado de Jesús. No lo pensaron dos veces. No se despidieron de sus familias ni terminaron de pescar. Lo dejaron todo para seguir a Jesús.
Te invito a que le pidas a Jesús esas ganas de seguirlo, esas ganas de querer misionar, de llevarle la buena nueva a los demás.

Canción

Canciones que traten el evangelio:
- Pescador de hombres
- Ven y sígueme
(Lo ideal es que si se tocan que sea con un ritmo acorde al clima de adoración).