Reflexión. Miércoles 19 de julio

Les comparto las reflexiones para la oración de la mañana y la adoración al Santísimo de la noche, para que puedan unirse y rezar con nosotros.

Pedí a distintos Misioneros (alumnos, ex alumnos, adultos) que prepararan estos momentos de oración, y cada día rezamos por quien dedicó su tiempo y cariño para ayudarnos a rezar mejor!

Miércoles a la mañana. Augusto (alumno) y Agus Balbín (exalumna)

Evangelio según San Juan
"Este es mi mandamiento: Ámense los unos a los otros, como yo los he amado. No hay amor más grande que dar la vida por los amigos. Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando. Ya no los llamo servidores, porque el servidor ignora lo que hace su señor; yo los llamo amigos porque los he dado a conocer todo lo que oí de mi padre. No son ustedes los que me eligieron a mi si no yo el que los eligi a ustedes, y los destine para que vayan y den fruto, y ese fruto sea duradero. Así todo lo que pidan al padre en mi nombre, Él se lo concederá. Lo que yo les mando es que se aman los unos a los otros."

Jesús nos elige. A cada uno. Nos llama para dar fruto, pero antes nos enseña a amarnos los unos a los otros como Él nos ama. ¿Cómo ama Jesús?
¿Cómo nos sentimos al saber que somos amados por Él?
¿Le agradecemos ese amor? ¿Cuando adoramos? ¿En Misa? ¿Le damos una respuesta al amor de Jesús?

En esta misión estamos invitados a amar. A hacerle sentir a los demás ese amor fraterno, servicial, dispuesto. ¿A quien podes amar hoy? A los que siempre te rodean? Y por qué no salir a la periferia? Amar también a aquellos con los que estamos distanciados. Con esas personas con las que estamos peleados. Jesús nos llama al encuentro con ellos.

La Madre Paulina nos dice: "El santo amor al prójimo nos exige también soportar cualquier falta y debilidad de los demás. Debemos sobrellevar con paciencia lo que no podemos corregir en el prójimo."

Misionemos también entre nosotros y así afirmemos nuestra fe y salgamos a compartirla en Bunge, Charlone y Santa Regina.

Rezamos la oración del Bicentenario: Oh Jesús forma en mi tu imagen para que yo viva solo para Ti, en Ti, contigo y por Ti, tu la vid y yo el Sarmiento. Ayúdame para que todos mis pareceres y opiniones sean tan semejantes a los tuyos que los demás puedan ver a Cristo en mi. Hazme tan paciente como tú, tan humilde como tú, tan caritativo como tú. Toda la santidad consiste en asemejarnos a Jesús nuestro modelo, nuestro hermano. Amén.


Miércoles a la noche. Luchi Abades (exalumna)

Lectura del santo evangelio según san Mateo (11,25-27):
En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar.»
Palabra del Señor

Meditación
1) "Te doy gracias, Padre"
¿Soy agradecido? ¿Qué cosas tengo para agradecer a Dios? ¿Me doy cuenta de que todo lo que tengo y soy es un regalo de Dios? Te invito a que hagas una oración a Dios agradeciéndole por todo lo que te da... (incluso agradécele aquellas cosas que te cuesta ver que son su regalo)

2) "porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla"
¿Busco tener un corazón sencillo? ¿Qué es lo que te llena? ¿Hay lugar para Dios en mi corazón?
¿Creo que me las sé todas? O dejo que Dios de sorprenda cada instante de la vida?
¿Veo a Dios en las cosas pequeñas de cada día?

3) "nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar"

Te invito a pedirle a Jesús, con tus palabras, que en estos días de misión te puedas encontrar con él, en el lugar y la situación donde nadie se imaginaría encontrarlo. Pedile que te ayude a estar atento para poder encontrarlo en las personas sencillas, con un corazón sencillo.